Chimbote: Policía 6 años a la cárcel por herir a dos personas

Policia-preso.jpg
73 / 100 Puntuación SEO

A uno de ellos, lo dejó ciego.

El Cuarto Juzgado Penal Unipersonal de la Corte Superior de Justicia del Santa, sentenció a seis años de pena privativa de la libertad, al efectivo policial Christian Paul Fernández Cedamanos, tras ser hallado culpable del delito contra el cuerpo, la vida y la salud en la modalidad de homicidio simple en grado de tentativa, en agravio de David Daniel Casahuamán Velásquez, un sujeto con amplio prontuario policial.

Fernández Cedamanos se vio involucrado en el delito, el 28 de abril del año pasado. Esa tarde, según el representante del Ministerio Público, en el sector de Tangay Bajo, en el distrito de Nuevo Chimbote, cuando alrededor de 50 personas invadieron un terreno privado.

Los invasores se dividieron en dos grupos que empezaron a enfrentarse. Uno de los bandos estaba liderado por Efraín Toribio Herrera, alias “Bonet”, quien estaba acompañado por el suboficial Christian Paul Fernández Cedamanos, que vestía de civil. En el grupo opuesto se encontraba el agraviado, quien subió a una loma y efectuó dos disparos al aire, con un revólver, sin tener una licencia para portarlo poniendo en riesgo la vida de los presentes.

Policía disparó en la cabeza a poca distancia

La acusación fiscal señala que el policía desenfundó su pistola e hirió de un disparo en la pierna a Casahuamán, ocasionándole una fractura del fémur. Al ver al sujeto desplomado y con el arma fuera de su mano, el efectivo se acercó a cuatro metros e inexplicablemente le disparó en la cabeza. El disparo ingresó por el ojo derecho, dañando de tal manera el cerebro que le ocasionó ceguera total permanente.

En el juicio oral, el imputado cambió su versión en varias ocasiones, pero los resultados de los peritajes y los testimonios de los testigos fueron determinantes para probar su culpabilidad. Raúl Herrera Valverde, que se encontraba cerca a la víctima, también resultó herido de bala.

Otro de los sentenciados en el proceso fue Giancarlo Anderson Espinoza López, quien luego de ver herido a Casahuamán Velásquez se apoderó del arma de fuego, disparó y huyó del lugar, pero fue apresado minutos después por efectivos del Escuadrón de Emergencia. A él, se le impuso la pena de cinco años, un mes y veintitrés días de pena privativa de la libertad, por el delito de tenencia ilegal de armas de fuego y municiones.

scroll to top
error: Content is protected !!